Calidad de vida
Hacia una salud sexual cada vez más plena
Salud Sexual

Información, conocimiento y concientización son las principales claves para tener una buena salud sexual y reproductiva. Conocer la biología de nuestros cuerpos, así como las posibilidades que brinda la ciencia, ayudan a tomar mejores decisiones sobre el presente y planificar nuestro futuro.  

Los desarrollos en ciencia han permitido que las personas lleven una salud sexual más plena y consciente. Nuevas técnicas y métodos anticonceptivos reducen muchos de los riesgos existentes en embarazos no deseados, especialmente en jóvenes o adolescentes.  

Desde su aparición pública en la segunda mitad del siglo XX, estos métodos modernos y eficaces multiplicaron las posibilidades de elección y dieron mayor libertad para que miles de millones de personas pudieran disfrutar mejor del día a día en las distintas etapas de sus vidas. Tras esta revolución inicial, uno de los grandes desafíos de nuestro tiempo es redoblar esfuerzos para que cada vez más individuos tengan acceso a métodos eficientes, así como también a información práctica que los ayude a tomar decisiones trascendentales en sus vidas. 
 

Imagen eliminada.


Gobiernos, instituciones vinculadas al mundo de la salud y organizaciones no gubernamentales cumplen un rol fundamental a la hora de concientizar sobre las posibilidades que la ciencia y el conocimiento ofrecen para mejorar la salud sexual de las sociedades. Una de las mayores responsabilidades de las autoridades gubernamentales es garantizar el acceso de la población a distintos métodos anticonceptivos que ayuden a las personas a tomar decisiones sobre cómo planificar su futuro. 

Según explica la OMS, el uso de anticonceptivos reduce riesgos asociados a embarazos no planeados y trae importantes beneficios para la salud: cuando el intervalo entre nacimientos es inferior a dos años, la tasa de mortalidad infantil es un 45% mayor que cuando este intervalo es de 2 a 3 años, y un 60% mayor que si es de cuatro años o más. 

La píldora y los anticonceptivos de larga duración

Entre los métodos anticonceptivos que mejoran la calidad de vida de gran parte de la sociedad, el uso de la píldora es uno de los más reconocidos desde su aparición en el mercado a principios de los años 60. Se trata de una pequeña tableta que contiene y libera hormonas por todo el cuerpo y que debe ser ingerida por la mujer todos los días a la misma hora. Tiene una efectividad de 91% y su índice de satisfacción después de un año de uso es del 54% de las usuarias.

A diferencia de la píldora oral, los métodos anticonceptivos de larga duración no dependen de que las personas se acuerden de tomarlos diariamente a la misma hora, haciéndolos más eficaces (su tasa de eficiencia es superior al 99%). Además,protegen a las usuarias por más tiempo y son aptos para mujeres con o sin hijos. Si bien existen varios anticonceptivos de larga duración, los de uso más común son el SIU (Sistema Intrauterino), el DIU (Dispositivo Intrauterino) y el Implante Hormonal. Estos anticonceptivos de larga duración -al igual que la píldora- deben ser recetados por personal médico, que podrá recomendar e instalar la opción más adecuada para cada mujer, según su historia clínica.

 

Imagen eliminada.Imagen eliminada.

 

Elegir con libertad

El bienestar de la mujer está íntimamente ligado a la libertad de acción. La posibilidad de planificar su futuro les brinda importantes beneficios relacionados con la salud. El uso de anticonceptivos ayuda a disminuir la tasa de embarazos no deseados en jóvenes o adolescentes.  

Las libertades que otorgan los métodos anticonceptivos tienen especial impacto en comunidades menos desarrolladas, en las cuales los embarazos no deseados y los nacimientos inoportunos repercuten en otros aspectos de la vida: adolescentes con embarazos no deseados, por ejemplo, tienen menos probabilidades de terminar sus estudios o acceder a diversos trabajos.
 

Imagen eliminada.


Sin dudas, la concientización es una de las claves para lograr que cada vez más mujeres conozcan sus derechos y accedan tanto a nuevas, como a mejores oportunidades. El uso consciente de esta valiosa información seguramente ayudará cada vez más a cambiar, de manera positiva, las vidas de miles de millones de personas. 

Vida sexual y anticoncepción: mitos y recomendaciones
Imagen eliminada.


Anticonceptivos, historia de un empoderamiento

Hoy en día estamos acostumbrados a elegir con cierta libertad cómo planificar nuestro futuro. ¿Cuántos hijos queremos tener? ¿Cuándo? ¿Preferimos no ser padres en ningún momento? En todas estas decisiones interviene la utilización de algún método anticonceptivo que nos ayudará a alcanzar nuestros objetivos familiares, de pareja o personales.  

Sin embargo, esta manera de actuar que cada día nos parece más natural, no siempre fue tan sencilla, especialmente para las mujeres. De hecho, los métodos anticonceptivos modernos y eficaces tienen apenas 60 años de existencia; anteriormente a su lanzamiento público, las posibilidades de llevar adelante una planificación familiar de forma exitosa eran muy bajas.  

La primera gran revolución tuvo lugar en 1960 cuando, tras largos años de estudios y pruebas en humanos, la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA, según sus siglas en inglés) aprobó la venta al público de la píldora anticonceptiva oral.  

Con el correr de los años, se fueron agregando a la oferta diferentes métodos, y perfeccionando hasta alcanzar índices de eficacia de hasta el 99%, como ocurre con algunos de larga duración (SIU, DIU e Implante Hormonal, entre ellos). En 2017, el 63% de las mujeres casadas o en pareja en todo el mundo utilizaban algún tipo de anticonceptivo.