Los agroquímicos a base de glifosato se encuentran entre los productos fitosanitarios más utilizados en la agricultura moderna, razón por la cual es entendible que las personas tengan preguntas referidas a su seguridad y el impacto que generan sobre nuestros suministros de alimentos y nuestra salud. 

Todos los productos fitosanitarios, incluyendo el glifosato, son objeto de pruebas y controles minuciosos por parte de organismos regulatorios. El glifosato, dada su eficiencia y amplia adaptación, es uno de los herbicidas más estudiados del mundo.

Existe un gran número de investigaciones llevadas a cabo en relación con el glifosato y los herbicidas a base de glifosato de Bayer, incluyendo más de 800 estudios rigurosos presentados ante la Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos (US EPA por sus siglas en inglés), así como las autoridades regulatorias de Europa y de otros países en relación con el proceso de registración, lo cual confirma que el uso de dichos productos es seguro y que el glifosato no es cancerígeno.

Podrá obtenerse mayor información sobre el perfil de seguridad del glifosato en las secciones referidas a continuación:

Cargando
Investigaciones en materia de salud humana

Existe un gran número de investigaciones llevadas a cabo en relación con el glifosato y los agroquímicos a base de glifosato de Bayer, incluyendo más de 800 estudios rigurosos presentados ante la US EPA, así como las autoridades regulatorias de Europa y de otros países en relación con el proceso de registro, lo cual confirma que el uso de herbicidas a base de glifosato es seguro y que el glifosato no es cancerígeno. Más de 160 países aprueban el uso de productos a base de glifosato.

 

Los expertos opinan:

La evaluación preliminar sobre riesgos para la salud humana sostiene que no es probable que el glifosato sea cancerígeno para los humanos. La evaluación de la Agencia no determinó la existencia de otros riesgos significativos para la salud humana cuando el producto se utiliza de conformidad con las indicaciones de la etiqueta del pesticida. Los resultados de las investigaciones científicas de la Agencia concuerdan con las conclusiones de revistas científicas de otros países, así como la Encuesta sobre Salud en la Agricultura de los Institutos Nacionales de Salud de 2017”.

U.S. EPA, Evaluación Preliminar sobre Riesgos del Glifosato1

No existe asociación entre el uso del glifosato y el riesgo de cáncer en general”.

Estudio de Salud Agrícola de 2018, Institutos Nacionales de Salud2

La EFSA – en forma acorde con la opinión científica de expertos de 27 de los 28 Estados Miembros – concluyó que no es probable que el glifosato sea cancerígeno para los humanos”.

Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria, Informe sobre Glifosato3

Ninguna autoridad regulatoria sobre pesticidas a nivel mundial considera en la actualidad que el glifosato pueda representar un riesgo de cáncer para los humanos en los niveles a los que los humanos se ven expuestos en la actualidad”.

Es improbable que el glifosato represente un riesgo de cáncer para los humanos originado en la exposición a través de la alimentación”.

Reunión Conjunta de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura/ Organización Mundial de la Salud (FAO/WHO por sus siglas en inglés) sobre Residuos de Pesticidas (JMPR por sus siglas en inglés)5 

Los datos también indican que el glifosato no pone a las personas en riesgo de sufrir cáncer a través de los alimentos. En mayo de 2016, la Reunión Conjunta FAO/WHO sobre Residuos de Pesticidas (JMPR)5 llegó a la siguiente conclusión: “es improbable que el glifosato represente un riesgo de cáncer para los humanos originado en la exposición a través de la alimentación”.

El estudio epidemiológico más reciente y de mayor envergadura – el Estudio de Salud Agrícola independiente de 2018, con el respaldo del Instituto Nacional del Cáncer que siguió a más de 50.000 aplicadores de pesticidas habilitados durante más de 20 años y que fue publicado con posterioridad a la monografía de la IARC – no determinó asociación entre los herbicidas a base de glifosato y el cáncer6

 

Clasificación del glifosato de la IARC

Una organización no regulatoria presentó una clasificación del glifosato que era contraria a lo determinado por expertos y autoridades regulatorias de todo el mundo – esta organización era la Agencia Internacional de Investigación sobre el Cáncer (IARC), una sub-agencia de la Organización Mundial de la Salud (WHO). En marzo de 2015, la IARC clasificó al glifosato en la “Categoría 2A: probable cancerígeno” no obstante la existencia de pruebas contrarias. La IARC es uno de los cuatro programas dentro de la WHO que ha analizado el glifosato y la única que ha arribado a esta conclusión.

La IARC no es una autoridad regulatoria y no llevó a cabo estudios independientes. La IARC es la misma organización que determinó que la cerveza, la carne, los teléfonos celulares y las bebidas calientes causan cáncer o es probable que causen cáncer.

La opinión de la IARC es contraria al abrumador consenso de las autoridades regulatorias u otros expertos en todo el mundo, que han evaluado todos los estudios analizados por la IARC – y muchos más – y determinaron que el glifosato no representa riesgo alguno de cáncer. Desde que la IARC clasificó el glifosato en marzo de 2015, las autoridades regulatorias de los Estados Unidos, Europa, Canadá, Corea, Japón, Nueva Zelanda y Australia han ratificado públicamente que los agroquímicos a base de glifosato pueden utilizarse en forma segura y que el glifosato no representa un riesgo cancerígeno.

Investigaciones de seguridad en materia de residuos de herbicidas

Con carácter previo a la aprobación del uso de los productos fitosanitarios, como el glifosato, se llevan a cabo evaluaciones científicas para determinar el riesgo potencial asociado a la presencia de residuos. Si el riesgo es demasiado alto, el producto nunca saldrá al mercado.

En cuanto a los productos que superan exitosamente la evaluación científica, el paso siguiente consiste en someter los estudios a la consideración de las autoridades regulatorias oficiales que los analizan y determinan sus propios niveles de seguridad de residuos. Luego de ello, realizan un monitoreo permanente de las cosechas para garantizar que no se superen dichos niveles.

 

Entendiendo los residuos

Todos los cultivos contienen restos de elementos que son utilizados o se encuentran presentes en el ambiente en el que crecen. Gracias a los increíbles avances en la tecnología, los expertos están actualmente en condiciones de detectar ciertas sustancias en unidades tan pequeñas como una billonésima parte de un gramo. Para el contexto, una billonésima parte de un gramo sería el equivalente a una gota de agua en una piscina de tamaño olímpico. Estos avances generan en los científicos gran confianza en su capacidad de brindar garantías respecto de la seguridad de los alimentos.

Cuando se trata de residuos de pesticidas, las autoridades regulatorias tienen normas estrictas. De hecho, la EPA y la EFSA fijan límites de exposición diaria que, como mínimo, están 100 veces por debajo de los límites que se ha demostrado en los estudios de seguridad que no tienen un efecto negativo.7,8

Los niveles que en ocasiones se encuentran en los alimentos son increíblemente bajos y ni remotamente se acercan a un nivel que genere preocupación. Por otra parte, el 2 de octubre de 2018, la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA por sus siglas en inglés) publicó los resultados de su programa anual de pruebas sobre residuos y determinó que los “niveles de residuos de pesticidas en los suministros de alimentos en Estados Unidos estaban muy por debajo de los estándares de seguridad establecidos”. La FDA indicó claramente que los niveles de glifosato “eran inferiores a los niveles de tolerancia fijados por la Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos (EPA)”. En Argentina el SENASA encontró que la mayoría de las muestras “manifiestan valores dentro de los parámetros establecidos para residuos de productos fitosanitarios”10.

Cargando

Conceptos básicos: Ingesta Diaria Aceptable y Límites Máximos de Residuos

La Ingesta Diaria Aceptable (ADI por sus siglas en inglés) y el Límite Máximo de Residuos (MRL por sus siglas en inglés) son los umbrales establecidos que ayudan a determinar los riesgos potenciales que podrían presentarse con motivo del consumo de alimentos que presenten residuos de ciertas sustancias. 

• El valor de la Ingesta Diaria Aplicable (ADI) representa la cantidad de residuos que, en caso de ser ingeridos diariamente durante toda la vida de una persona, se considera que no representa un riesgo significativo para la salud. 

• El valor del Límite Máximo de Residuos (MRL) refleja el nivel máximo aplicable de residuos de pesticidas que son permitidos en alimentos o forrajes cuando se aplican en base a un uso recomendado.

Investigación de seguridad en materia de toxicidad

Todo peligro real derivado de una substancia potencialmente tóxica está condicionado a las dosis o los niveles en los que la substancia se encuentra presente en nuestro ambiente. En tanto algunos productos químicos, como la toxina botulínica, son venenosos en pequeñas dosis otros, como la cafeína, únicamente son peligrosos en dosis más elevadas. El mero hecho de que un producto químico se encuentre presente no implica que éste sea perjudicial. Por ejemplo, las semillas de manzana, las peras, papas y los calabacines/zucchini contienen en su totalidad substancias químicas naturales que son potencialmente tóxicas para los humanos. En cada uno de dichos casos, sin embargo, éstas se encuentran presentes, por lo general, en cantidades que están considerablemente por debajo de niveles peligrosos de toxicidad.

Dado que la tecnología de avanzada se encuentra disponible, se ha detectado glifosato en cantidades increíblemente pequeñas en algunos alimentos – en niveles aproximadamente 100 veces por debajo de los umbrales de seguridad fijados por la US EPA y la EFSA. Sobre la base de las cantidades minúsculas en las que, en ocasiones, el glifosato se encuentra presente en los alimentos, una persona tendría que consumir una cantidad increíble para siquiera estar cerca de un nivel potencialmente peligroso.

Imagen eliminada.


¿Tiene más preguntas acerca del glifosato y los suministros de alimentos? Continúe leyendo.

Cargando
Impacto sobre la salud de los productores agrícolas

Para los productores que habitualmente trabajan con glifosato en el campo, resulta importante conocer con exactitud el impacto -si lo hubiera- que ello tendría sobre su salud.

 

Un estudio de 25 años sigue a 50.000 aplicadores de pesticidas

Durante más de 20 años, el Estudio de Salud Agrícola (AHS por sus siglas en inglés)9 ha monitoreado en forma continuada a más de 50.000 aplicadores de pesticidas.  Los investigadores académicos independientes y/o el gobierno de los Estados Unidos llevaron a cabo dicho estudio, el cual fue públicamente financiado por el Instituto Nacional del Cáncer, el Instituto Nacional de Ciencias de la Salud Ambiental y el Instituto Nacional para la Seguridad y Salud Ocupacional, entre otros – todos ellos organismos gubernamentales de los Estados Unidos.

Este estudio específico se llevó a cabo por encargo del gobierno de los Estados Unidos a los fines de determinar el impacto de las prácticas agrícolas, estilo de vida y factores genéticos en la salud de los productores agrícolas y sus familias. En el estudio a largo plazo, los investigadores no determinaron asociación alguna entre el uso del glifosato y el cáncer.2

 

Algunos datos adicionales sobre las pruebas del glifosato:

  • El glifosato y los agroquímicos a base de glifosato, que han estado en el mercado mundial por más de 40 años, se encuentran entre los productos más rigurosamente estudiados de su clase.
  • Además del registro riguroso del que ha sido objeto en los Estados Unidos y la Unión Europea, el glifosato ha sido aprobado para su uso en más de 160 países.

 

Otros recursos respecto de este tópico:

Queremos explicar los beneficios que la ciencia y la innovación pueden brindar a la agricultura y al mismo tiempo defender lo que es importante para la gente: alimentos seguros, sanos y asequibles que son producidos de manera sostenible desde el punto de vista ambiental. Mejorar el acceso a la ciencia detrás de nuestros productos es una parte clave de nuestra Iniciativa de Transparencia.”

Cargando