Junio 29, 2020
Salud

Bayer participó de la Health Care Week que organizó Forbes

Juan Carlos Zea Gil, CDH y líder Comercial de la división de Consumer Health de Bayer para Cono Sur, participó del panel “La industria después de la pandemia” junto con colegas del ámbito de la Salud, en el marco del Health Care Week organizado por la revista Forbes, un summit para pensar los desafíos de la salud en la Argentina. Sostuvo que el sector es muy consciente de la responsabilidad que tiene en esta difícil coyuntura.

“La pandemia de coronavirus está transformando a la industria de la salud: van a quedar nuevos instrumentos de comunicación y de administración que aportarán más rapidez y flexibilidad en todos los procesos”, afirmó Juan Carlos Zea Gil, líder comercial de Consumer Health  de Bayer Cono Sur, en el marco de la Health Care Week organizada por la revista Forbes Argentina hace pocos días.

El evento, que se realizó en Buenos Aires por tercer año consecutivo, reunió a empresarios, CEOs, funcionarios, emprendedores, médicos, investigadores y asociaciones civiles, para reflexionar sobre los desafíos de la industria de la salud en la Argentina. En el foro virtual de este año, el eje temático fue “La industria después de la pandemia”.

Además de Juan Carlos, participaron del encuentro Nicolás Vaquer, gerente general de Pfizer Argentina, y Cristian von Schulz-Hausmann, CEO de Merck Argentina.

El líder de Consumer Health, destacó la particularidad de que Bayer es una industria con dos negocios que resultan esenciales en el marco de la pandemia como lo son  la producción de medicamentos y alimentos e insumos agrícolas. “Esto refuerza nuestra visión ‘Health for all, Hunger for none’, y nos hace muy conscientes de la gran responsabilidad que tenemos”, dijo.

En cuanto a la lucha contra el coronavirus, recordó que Bayer está trabajando con varios gobiernos, especialmente en Alemania, donde está su casa matriz, en la tarea de los testeos, y puntualizó que hay algunas drogas como la hidroxicloroquina o el interferón, que se encuentran en su portafolio, que ya están siendo analizadas como potenciales tratamientos para la enfermedad.

 

“Queremos seguir avanzando con este proceso de la manera más responsable posible, y lograr un balance entre la ansiedad de buscar una solución y mantener la responsabilidad como industria, en el sentido de garantizar que lo que se genere tenga los niveles de calidad adecuados”, señaló Juan Carlos.

 

Los otros participantes del panel hicieron foco también sobre los profundos cambios que implicó la pandemia tanto en sus vidas personales como en la forma de trabajo de la industria.

El representante de Pfizer explicó que el proceso para el desarrollo de un nuevo medicamento suele demorar entre 7 y 10 años. “Y ahora estamos hablando de que en unos pocos meses ya estará disponible para usos de emergencia una vacuna contra un virus que se conoció en diciembre pasado”, destacó.

En este sentido, el CEO de Merck agregó que en el aceleramiento de los procesos “está siendo clave la colaboración entre científicos, industrias y organismos públicos”, y se mostró confiado en que esta forma de trabajo conjunto perdure más allá de la pandemia.

Juan Carlos profundizó luego sobre los cambios que tuvo que implementar Bayer y sobre las nuevas formas de trabajo que “llegaron para quedarse”.

Aseguró que “la pandemia es un catalizador para la innovación tecnológica. Por su propia naturaleza, los procesos de la industria farmacéutica no suelen ser rápidos. Para nosotros es fundamental la responsabilidad y garantizar la calidad de lo que estamos ofreciendo a los pacientes, que son nuestros consumidores. Pero ahora los procesos van a ser mucho más ágiles”.

En cuanto a la modificación de la forma de trabajo y los objetivos de la empresa, Juan Carlos marcó diferentes etapas en Bayer.

La primera fue de reorganización y adecuación a la nueva realidad. “El hecho de que seamos industria crítica nos habilitaría para tener trabajando de forma presencial a todo el personal. Pero tuvimos que balancear con responsabilidad la definición de tareas críticas y cuáles no lo son. La salud de nuestros colaboradores es la prioridad número uno”, señaló.

Entre las dificultades del presente destacó la falta de contacto con los equipos de trabajo. “Es un gran desafío desde el punto de vista de comunicación interpersonal y cómo lograr un ‘ecosistema’ laboral sostenible en este contexto. Cómo acompañarnos y cuidarnos no sólo desde el punto de vista de la salud, sino pensando algo más holístico”.

Sin embargo, destacó que luego de esta primera etapa de adecuación se decidió mantener los planes de mediano y largo plazo. “Nuestra dirección estratégica sigue una línea consistente”, explicó.

Finalmente, Juan Carlos mostró su optimismo con respecto a que “en un par de meses” la industria recuperará “cierta normalidad”.

Indicó que incluirá desde cambios en los hábitos de los consumidores, con una mayor tendencia a la teleconsulta médica y a la compra digital, hasta más tiempo de trabajo desde casa, y mayor colaboración entre las empresas y gobiernos. Será el comienzo de la nueva normalidad.